G

Debo empezar diciendo que no será el post más largo, hay que cosas que no se dicen, se sienten y punto. El 2019 ha sido un año inolvidable, con todas sus cosas malas, que las ha habido, y todas las buenas que hemos sabido crear.

Hemos dejado atrás miedos y los hemos convertido en sueños, con mucho esfuerzo, y cuando ya terminaba el año, con la batería en rojo, esperando de manera urgente cruzar a ese 2020 en el que todo fuera bien, a pocos metros de la meta, y con la lengua fuera, llegó ella, mi G, mi luz.

Somos camino, un aprendizaje continuado, y con baches, y si eso lo extrapolas a mi persona, los baches son gigantes, porque acostumbro a caerme. Con A he aprendido, seguro que menos de lo que ella merece, porque no es necesario decir que no es igual tener 20 años que casi 30. Ahora debo pasar un examen y demostrar que progreso adecuadamente.

El 26 de diciembre, tal cual regalo de Navidad, llegó ella, con esos ojazos, con esa vida. Todo lo malo del 2019 se me olvidó por completo, el año había sido tremendamente duro, pero había merecido la pena. Un segundo a su lado, con ese calor de amor incondicional, había bastado para recordar que el 2019 me había servido para aprender, para crecer y valorar lo verdaderamente importante.

El 2020 será apasionante, porque es nuestro año, y tú, mi luz, mi G, lo harás extraordinario. Espero estar a la altura pequeña gran revolución. Te querré siempre.

 

S.O.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s