Conmigo no, Señor Grey

Yo alucino. Vaya forma más inadecuada de empezar un post, pensaréis, pero es que lo digo completamente enserio, alucino.

Ayer, por pura curiosidad, pues las películas románticas, o así lo quieren hacer ver, no son lo mío, decidí que era el momento de saber que tiene Grey que las vuelve locas a todas, y lo más frustrante de todo es que comprobé que, no es más que un macho alfa, sin escrúpulos ni corazón, un narcisista que está muy lejos de ser un verdadero hombre.

En las últimas semanas, hemos visto como se juzga, socialmente, a una chica por haber sido violada, por cinco animales, y disculpen el apelativo, no me gustan los eufemismos, y además, con esta gente no me sale refinar los adjetivos.

Preguntas tales como ¿le gustó? ¿por qué no chilló? ¿es verdad que no es feliz desde entonces?, y la aceptación, por parte del juez, de una investigación de un detective privado, que asegura que esta pobre chica, ha sido feliz, investigación que contrató la familia de uno de los acusados, algo que todavía no alcanzo a entender, pues si fuera mi hijo me daría asco, sí, repito asco.

Volvamos a la película. El Señor Grey, un apuesto empresario de éxito de tan solo 27 años con tintes sadomasoquistas, redacta un contrato, ojo con ello, un contrato, como si las relaciones fueran solo eso, en las que especifica que, él es el amo y ella la sumisa, podrá disponer sexualmente de ella cuando lo requiera, sin objeciones, únicamente él podrá tocarla, si sus órdenes no se cumplen la sumisa será castigada físicamente, y otros improperios de un maltratado con piel de cordero.

A medida que avanzaba la película, sentía más pena por Anastasia, y mucho desprecio por Grey. Admito que no quité la película porque no la estaba viendo en la televisión, con sus 90 minutos de publicidad añadida, que sino, el experimento hubiera llegado a su fin, mal y pronto.

Esto es solo una película pensarán muchos, pero no es así, nuestras niñas, las de 12 años, ven al Señor Grey como el rico que hace sus sueños realidad, y piensan “eres tonta, solo tienes que aguantar un poquito, y lo tendrás todo”, y no es una conclusión baladí, a las pruebas me remito. Más del 27% de los adolescentes creen que la violencia machista es algo NORMAL en las parejas. Yo me repetiré como un kilo de ajos, pero es que alucino.

¿Es esto una desevolución? Con todo lo que hemos luchado las mujeres, y ahora, crías, pues solo son crías, que se creen mayores, aceptan que un machito les diga cómo pueden vestir, cómo se deben de comportar, y cuándo deben estar sexualmente a punto, pues ellos mandan, y sino, garrote.

Creía que los límites de mi indignación ya no se podían superar y, entonces, llegó la frase. “Estoy tan enfadado que me pica la palma de la mano”, lo peor, seguro que todas esas niñas, que por otra parte sus padres no deberían dejar que vieran este tipo de películas, pensaron, “pues normal, dale un par de azotes y que aprenda la muy desagradecida, que le has comprado y coche y un ordenador, tú mandas”.

Hay que medir los tiempos, y creo que esta cadena de televisión en cuestión no lo está haciendo, de igual modo que la semana pasada no era el momento de emitir “Ocho apellidos Catalanes” ,en plena crisis nacionalista, ahora, no es el momento del señor Grey, con su “aquí mando yo”.

El modelo educativo, y con esto termino, está fallando, o así lo veo yo. Mi padre, me decía cada noche que, yo sería lo que quisiera, que nadie me cortara las alas, que no me dejara pisar, y que fuera una mujer valiente, con principios, con libertad para elegir, y eso, ahora, parece que no pasa.

S.O.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s