crisis social España. mal acostumbrados

Malacostumbrados

La vida se nos va entre un ir y venir de declaraciones sobre España y Cataluña. El show, que ambas partes han iniciado, no nos engañemos, sigue y sigue, algo que resulta hasta pesado. Los periodistas acuden diariamente a su cita catalana con el fin de informar de una pelea marital de dos adultos que se encuentran en un “ni contigo, ni sin ti”.

Show, sí, show así lo llamo yo. Nos tienen como marionetas de un circo que ellos mantienen vivos, pues es imprescindible, son muchos y todos deben seguir ingresando la nómina cada mes, mientras tú, un pobre obrero, con un sueldo miserable, dos hijos y una hipoteca que no te deja respirar, te peleas con el vecino del cuarto por el nacionalismo catalán, y su derecho o no a decidir.

Creo firmemente en que algo estamos haciendo mal. Nos hemos acostumbrado a ello, insisto, malacostumbrado, pues la realidad no es esta. ¿Y sabéis qué es de verdad? María, la simpática vecina de unos 60 años que cada día se levanta para ir a su trabajo. Se destroza las muñecas con la fregona y la escoba, no se rinde en el esfuerzo, y no por ganas, sino por necesidad. En casa, sus hijos y nietos dependen del sueldo de esta pobre mujer a la que la jubilación le queda lejos. Una vida de sacrificio, que pasa desapercibida porque nadie la mira, la guerra de nacionalismo es mucho más importante.

El colmo. Nos hemos olvidado de lo verdaderamente importante. Preferimos ver un espectáculo con urnas, amenazas legales y huidas a Bruselas, son mucho mas entretenidas, María y su familia igual hoy no pueden comer, pero es su miseria, y nos da igual.

No sé si lo saben, imagino que sí, pero España dispone de unas cárceles fabulosas. Piscina, gimnasio, ducha caliente, médico, dentista y, lo más importante, tres comidas al día, un Resort si los comparas con las condiciones en las que viven multitud de ancianos en lugares como Valladolid o Burgos, sin calefacción, por no poder pagarla. Un dato curioso, al estadio de Zorrila (Real Valladolid) se le conoce como el “Estadio de la Pulmonía”, sobrenombre que denota que calor, calor, no va a hacer.

Da miedo pensar que nos estamos deshumanizado para politizarnos, pues antes, al menos, la política buscaba la defensa de un modelo de estado en que se creía firmemente, ahora solo es un modo de vida no muy lejano al de la farándula.

S.O.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s